Una vez que hayas adoptado los hábitos del reciclaje, puedes empezar a realizar cambios en tu vida que también ayudan a reducir la basura y que no necesariamente implican reciclar, sino reutilizar. Existen muchos productos diseñados para ser duraderos, que pueden reemplazar a aquellos que por lo general son desechables. La higiene está llena de utensilios de ese tipo, aquí te mostraremos algunas de las opciones reutilizables que puedes adoptar para tu baño.

Shampoo en barra

Cada vez que te terminas una botella de shampoo, es un contenedor de plástico que termina en la basura. Las barras de shampoo concentran el mismo producto en un formato que es mucho más eficiente y, a largo plazo, más económico. Según National Geographic, una barra de champú puede llegar a durar 300 lavados, que equivale a entre 2 y 3 botellas.

Cepillo de madera o bambú

Se recomienda cambiar los cepillos de dientes cada tres meses. Si una persona sigue ese hábito desde los 5 años, para cuando tenga 80 habrá usado 300 cepillos de dientes. La gente no suele considerarlos como desechables, ya que se utilizan varias veces, pero piensa que cada vez que cambias de cepillo, un largo pedazo de plástico se va con tu basura. La alternativa más sustentable son los cepillos hechos de madera o bambú, que son igual de higiénicos y  eficientes. El mango es de madera, pero las hebras siguen siendo de nylon, por lo que cuando quieras desecharlo debes arrancarlas con un alicate. Luego, el mango es un material orgánico, por lo que puedes compostarlo en vez de llevarlo a la basura.

Máquina de afeitar permanente

Este es otro implemento que pasó de ser permanente y reutilizable a tener versiones plásticas desechables. Las afeitadoras desechables además son muy difíciles de reciclar, ya que el plástico debe separarse de las cuchillas. Al invertir en una máquina de afeitar de metal, solo necesitas cambiar la hoja cada cierto tiempo,  mientras que el mango puedes usarlo todas las veces que quieras, volviéndose una opción más económica a largo plazo.

Luffa Egipcia

La luffa es una fruta que crece de forma silvestre en las selvas amazonicas. Es muy popular en Mexico y países de Centroamérica, tiene forma de zapallo alargado y es muy fibrosa. Si la pelas y la dejas secar, se convertirá en un cilindro liviano pero denso, y puedes utilizarla como una esponja. Es una opción muy económica y útil para dejar de consumir las esponjas plásticas que viven en nuestros baños. Además sirve para exfoliar la piel

Las alternativas reutilizables son un gran aporte para disminuir la cantidad de desechos que producimos en nuestro hogar. Si adoptas estos productos, a la larga le hará bien tanto al planeta como a tu bolsillo.